Si el terremoto no había occurido en marzo, si nunca había pasado en el mes pasado, el semestre nuevo del último año para mi debía haber empezado la semana pasada. Pero no, después de los todos que habían pasado, el comienzo del semestre ha sido pospuesto de un mes. Que pena, de verdad. He estado pensado con mucha ilusión en empezar el último año de mi vida en el colegio, en ver mis queridos amigos y hacer nuevos amigos. Me gusta el colegio, porque hace mi vida más interesante y divertido. Cada vez hablo con mis amigos, cada vez hago nuevos amigos, aprendo nuevas cosas. En estos 3 años en el colegio, he hecho muchos amigos importantes, y he aprendido muchas cosas importantes. El español, claro, es una de ellas.

El comienzo del semestre ha sido pospuesto de un mes, y entonces tengo mucho tiempo libre ahora. Pues, no realmente, porque he estado haciendo muchas cosas como el proyecto yume (un proyecto empezado de mi y mi amigo para salvar los niños japoneses que sufrieron en el desastre), y mi trabajo en el restaurante, y los trabajos de mi club. De hecho, estoy muy ocupado, ¡quiza más ocupado de la vida normal en el colegio! Pero está bien. Me gusta este tipo de vida. Una vida ocupada es mejor que una libre. Me divertio mucho haciendo estas cosas porque yo sé que el proyecto yume ayudará mucha gente definitivamente. Aprendo muchas cosas del mismo tiempo.

Sin embargo, no puedo esperar el comienzo del semestre. ¡Quiero hacer el último año del colegio uno inovidable!

Advertisements