Ayer, yo fui al trabajo por primera vez después de volver a Japón. Al primer, pensaba que mi jefe y los trabajadores no estarían alegros porque había desaparecido de repente cuando decidí a salir de Japón sin informar mi jefe. Tenía poco miedo que estarían enojados pero el momento que entré al restaurante, los todos me dieron la bienvenida. Me sorprendí un poco pero estaba muy contento.

El restaurante fue muy ocupado ayer. Muchos clientes vinieron. No había trabajado por mucho tiempo pero no me había olvidado las cosas que tenía que hacer. Estaba muy muy cansado pero me divertí muchíssimo servir los clientes. Dos artistas famosas japonesas vinieron.

Parecía que la vida en Tokio ha vuelto a normal. Claro, la problema nuclear está sería todavía pero creo que tenemos que tratar de volver a nuestras vidas rápidamente como podamos porque si no, nuestras vidas van a quedarse como así.

Advertisements