El terremoto más grande en la historia de Japón ocurió ayer sobre las 3 y estaba en una cafetería haciendo unas cosas de la computedora. Al primer, me sentí una tiembla pequeñito, que no pensé que fue alguna cosa grande. Luego, me sentí otra tiembla pero no me parecía que fue un terremoto todavía.

Una mujer vieja enfrente de mi giró al chico al lado de ella y le preguntó “Este es un terremoto, ¿no?” Yo he vivido en Japón 3 años sólo y los terremotos que he experimento fueron pequeños y los japonese que eran conmigo no les molestaba nada. Pero ayer, la mujer vieja le habló al chico desconocido, y esto significa algo malo. La mujer vieja, que yo creo ha experimento muchos terremotos, debió haber sentido algo extraño.

Ella tenía razón. El siguiendo momento, la cafetería empezó de temblar enteramente. La gente en la cafetería se hablaban sobre lo que se ocurría. Me sentí en el asiento 10 segundos, que no sabía qué hacer, sólo mirando la cafetería temblando. La tiembla no paró después de 30 segundos, y decidí de salir de la cafetería. Cuando anduve de la cafetería, lo que vi era asustadizo. Las lámparas de la calle, los edificios y la calle misma temblaban fuertemente. Una mujer le sentió en el camino y un hombre al lado de mi se masculló, “esto es terrible… terrible… terrible…”

Tenía que ir al trabajo pero los trenes se paró ya, y las líneas de teléfono fueron cortadas. No pudía ponerme en contacto con mi jefe y no había otros remedios, sólo ir andando. Fue sobre 9 kilometros y tardé sobre 2 horas y media. Cuando llegué al restaurante de mi trabajo, les soprendí a los otros compañeros, que pensaban que yo no pueda llegar porque los trenes no funcionaban.

El trabajo terminó pronto y cuando salí al restaurante volver a casa, los trenes habían empezado funcionar pero hubo bastante gente que esperaban a los trenes. Los trenes fueron muy atestados y la gente, que esperaban por mucho tiempo, eran impaciente y poco enojado por las cosas pequeñitas.

Podemos ver cómo peligrosos los terremotos son, y cómo mucha gente había muerto. El número de los muertos aumentará y no puedo hacer nada, sólo rezar por ellos.

Advertisements