Los alumnos de la clase del español quedamos ayer por la noche para cenar y para celebrar el fin del semestre y de la clase. Siete de los nueve alumnos, y la profesora, vinieron y fuimos a un izakaya cerca de la universidad. Hablamos en primero en español, pero poco a poco, cambiamos al japonés. Jeje, no sé porque se cambió, pero acabo sea más facíl para hablemos y chateemos sobre todas las cosas en japonés. Me imagino que sea muy duro si hablamos en español y tenemos que pensar cómo decir cada línea.

Nuestra profesora nos habló sobre su vida y porque elegió estudiar español al principio. Dijo que el todo fue un destino. Ella nunca imaginaba que se hubiera una profesora del español. La razon por qué eligió el español fue que el colegio comunidad en Estados Unidos adonde fue ella no hubo otras opciones de la lengua extranjera, sólo el español. Además, porque ella no hablaba bien en inglés durante aquel tiempo, ella pensaba que era más segura en español que las otras clases, y entonces decidió continuar su estudio del español. Por supuesto, su vida en Estados Unidos fue muy muy duro porque no sabía hablar el inglés bien pero tenía que estudiar los todos en inglés. Dijo que lloraba muchas veces y quería rendir muchas veces pero trabajó mucho y ahora se hizo una profesora buena del español.

Después de escuchar su historia, creí que tal vez no debemos estar tan preocupados de nuestra vida, porque nunca sabemos qué va a pasar, o qué resultará de lo que pase. En el caso de mi profesora, ella debía sentir muy triste y horrible aquel tiempo, pero gracías a él, se hizo más fuerte como una persona. Entonces, cuando algo malo nos pasa, no debemos estar preocupado siempre. Tal vez esto es lo que dicen “el destino”.

Advertisements